Sabiduría Sufí

Mi primer y mas importante maestro de meditación, era sufí. Era un crack. Dominaba el complejo arte del baile sufí, el sama. Unos ejercicios de respiración y movimientos giratorios con música kurda de fondo que nada tienen que envidiar a otras disciplinas como el taichi o el yoga. Era un experto en cultura hindú y zen. Y no se consideraba musulmán, pero si se consideraba sufí, partiendo de la base común que comparten todas las religiones filosofías. El me ayudó a aprender muchos conceptos y perspectivas. Mi fin es hablar de ésta corriente y no de hacer una reflexión entre las diferencias de un dogma religioso e institucionalizado y una filosofía de vida tan antigua como el propio hombre y de la que nadie escapa: El amor. Cambian las palabras, las parábolas, los ejemplos y sobre todo las disciplinas. Desde la chamanería azteca o africana a las filosofías orientales. Todas tienen el mismo objetivo: entender la vida, eliminar el sufrimiento, conocerse a uno mismo. Amar. El complejo equilibrio entre nuestra razón y nuestras emociones.

El sufismo es el islam místico. Se entiende como “el camino del amor” y su significado literal, ambiguo, no se dice pues es evidente y sabido por todos. Contiene una gran variedad de prácticas e interpretaciones, ya que al ser mas una filosofía que un dogma, es mas subjetivo y por lo tanto, también mucho mas flexible que las costumbres islámicas comunes. De hecho, se considera una evolución del misticismo y la filosofía persas mucho antes de Mahoma y posteriormente adheridas al Islam. Para el sufismo, al igual que sus vecinas, dios es uno mismo, dios es todo, todo es amor. A traves del autoconocimiento y el amor, se consigue reflejar y amar el todo. No hay jerarquía ni dogmas, pues el mejor camino es la vida en su pack completo. El camino es el fin y todo es un conjunto.

 

 

La vela no está allí para iluminarse a sí misma

 

La forma de meditación mas peculiar que tienen, es el sama. Con una música (con un ritmo concreto) se baila girando, tanto en movimientos de rotación y traslación y con unos ejercicios de respiración. Anterior al Islam, ya se usaba como rito chamánico para entrar en éxtasis o hablar con Dios. Una mano se orienta hacia el cielo y la otra hacia la tierra, para estar entre ambos. No existe un modus operandi concreto. Este baile puede cambiar en función del estado del bailaor y de situación geográfica, climática y astronómica. Sus practicantes son conocidos como derviches.

No se crean que es meramente girar y girar. Es mucho mas difícil que el yoga, ya que todo esto ya que hay que hacerlo en estado de concentración y relajación. Es decir, tiene que salir solo. Si lo intentas hacer conscientemente, te mareas antes del segundo minuto. El resultado es mas o menos el mismo que otras prácticas: Evadir el cuerpo. O fusionarse con él, depende de como lo quieras entender. Pero también tienen el arte, al que consideran espejo y escapatoria del alma. Quizá fue la primera corriente que indagó en las propiedades curativas de la música. Quizá fueron los primeros poetas. Ademas de tener muchísimas fábulas.

Os dejo alguna recopilación de citas sufís:

La paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces

La adulación es como la sombra; no os hace más grande ni más pequeños

Siéntate a esperar y verás pasar el cadáver de tu enemigo

La primera vez que me engañes la culpa será tuya; la segunda vez, la culpa será mía

Pasará, sea lo que sea.

La mitad de lo que digo no sirve para nada, pero lo digo para que la otra mitad pueda llegar a ti

Evitemos la filosofía que no ríe, el saber que no hace objeciones y la grandeza que no se inclina ante los niños

Vi a un niño que llevaba una luz. Le pregunté de dónde la había traído. El apagó y me dijo: Dime tú dónde se ha ido

Quien se conoce a sí mismo, conoce a Dios

Si el conocimiento no te arranca tu ego, más te vale la ignorancia.

No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos

Avanza despacio y llegaras pronto.

Si no puedes reir de una situación, no la estas entendiendo.

El secreto no está en conocer todas las respuestas, sino en comprender todas las preguntas.

CINE SUFI

No conozco nada de cine sufí en si mismo. Y el poco cine persa/árabe que he visto no tiene un contenido sufí explícito. Sin embargo me encantó una pelicula francesa, donde Omar Sharif encarna el papel de un sufí. El señor ibrahim y las flores del corán. Del que se me antoja recordar este fragmento:

Judío aprendiz: ¿Dónde esta tu mujer?
Musulman maestro: Mmm. Salgamos de aquí a ducharnos…
Judío aprendiz: No me has respondido a mi pregunta.
Musulmánmaestro: El silencio también es una respuesta

FÁBULAS

Dentro de las fábulas de la cultura sufí, el protagonista es Nasrudín, un personaje comodín que interpreta numerosos papeles en historias muy variadas. Algunas casi de autentica coña.

Esta historia comienza cuando Nasrudin llega a un pequeño pueblo en algún lugar lejano de Medio Oriente.

Era la primera vez que estaba en ese pueblo y una multitud se había reunido en un auditorio para escucharlo. Nasrudin, que en verdad no sabia que decir, porque él sabía que nada sabía, se propuso improvisar algo y así intentar salir del atolladero en el que se encontraba.

Entró muy seguro y se paró frente a la gente. Abrió las manos y dijo:

-Supongo que si ustedes están aquí, ya sabrán que es lo que yo tengo para decirles.

La gente dijo:

-No… ¿Qué es lo que tienes para decirnos? No lo sabemos ¡Háblanos! ¡Queremos escucharte!

Nasrudin contestó:

-Si ustedes vinieron hasta aquí sin saber que es lo que yo vengo a decirles, entonces no están preparados para escucharlo.

Dicho esto, se levantó y se fue.

La gente se quedó sorprendida. Todos habían venido esa mañana para escucharlo y el hombre se iba simplemente diciéndoles eso. Habría sido un fracaso total si no fuera porque uno de los presentes -nunca falta uno- mientras Nasrudin se alejaba, dijo en voz alta:

-¡Qué inteligente!

Y como siempre sucede, cuando uno no entiende nada y otro dice “¡qué inteligente!”, para no sentirse un idiota uno repite:. Y entonces, todos empezaron a repetir: “¡si, claro, qué inteligente!”

-Qué inteligente.
-Qué inteligente.

Hasta que uno añadió:

-Si, qué inteligente, pero… qué breve.

Y otro agrego:

-Tiene la brevedad y la síntesis de los sabios. Porque tiene razón. ¿Cómo nosotros vamos a venir acá sin siquiera saber qué venimos a escuchar? Qué estúpidos que hemos sido. Hemos perdido una oportunidad maravillosa. Qué iluminación, qué sabiduría. Vamos a pedirle a este hombre que dé una segunda conferencia.

Entonces fueron a ver a Nasrudin. La gente había quedado tan asombrada con lo que había pasado en la primera reunión, que algunos habían empezado a decir que el conocimiento de Él era demasiado para reunirlo en una sola conferencia.

Nasrudin dijo:

-No, es justo al revés, están equivocados. Mi conocimiento apenas alcanza para una conferencia. Jamás podría dar dos.

La gente dijo:

-¡Qué humilde!

Y cuanto más Nasrudin insistía en que no tenia nada para decir, con mayor razón la gente insistía en que querían escucharlo una vez más. Finalmente, después de mucho empeño, Nasrudin accedió a dar una segunda conferencia.

Al día siguiente, el supuesto iluminado regresó al lugar de reunión, donde había más gente aún, pues todos sabían del éxito de la conferencia anterior. Nasrudin se paró frente al público e insistió con su técnica:

-Supongo que ustedes ya sabrán que he venido a decirles.

La gente estaba avisada para cuidarse de no ofender al maestro con la infantil respuesta de la anterior conferencia; así que todos dijeron:

-Si, claro, por supuesto lo sabemos. Por eso hemos venido.

Nasrudin bajó la cabeza y entonces añadió:

-Bueno, si todos ya saben qué es lo que vengo a decirles, yo no veo la necesidad de repetir.

Se levantó y se volvió a ir.

La gente se quedó estupefacta; porque aunque ahora habían dicho otra cosa, el resultado había sido exactamente el mismo. Hasta que alguien, otro alguien, gritó:

-¡Brillante!

Y cuando todos oyeron que alguien había dicho “¡brillante!”, el resto comenzó a decir:

-¡Si, claro, este es el complemento de la sabiduría de la conferencia de ayer!

-Qué maravilloso
-Qué espectacular
-Qué sensacional, qué bárbaro

Hasta que alguien dijo:

-Si, pero… mucha brevedad.
-Es cierto- se quejó otro
-Capacidad de síntesis- justificó un tercero.

Y en seguida se oyó:

-Queremos más, queremos escucharlo más. ¡Queremos que este hombre nos de más de su sabiduría!

Entonces, una delegación de los notables fue a ver a Nasrudin para pedirle que diera una tercera y definitiva conferencia. Nasrudin dijo que no, que de ninguna manera; que él no tenia conocimientos para dar tres conferencias y que, además, ya tenia que regresar a su ciudad de origen.

La gente le imploró, le suplicó, le pidió una y otra vez; por sus ancestros, por su progenie, por todos los santos, por lo que fuera. Aquella persistencia lo persuadió y, finalmente, Nasrudin aceptó temblando dar la tercera y definitiva conferencia.

Por tercera vez se paró frente al publico, que ya eran multitudes, y les dijo:

-Supongo que ustedes ya sabrán de qué les voy a hablar.

Esta vez, la gente se había puesto de acuerdo: sólo el intendente del poblado contestaría. El hombre de primera fila dijo:

-Algunos si y otros no.

En ese momento, un largo silencio estremeció al auditorio. Todos, incluso los jóvenes, siguieron a Nasrudin con la mirada.

Entonces el maestro respondió:

-En ese caso, los que saben… cuéntenles a los que no saben.

Se levantó y se fue.

Anuncios

9 comentarios en “Sabiduría Sufí

  1. Un post más que interesante…
    las frases, para guardarlas.
    la historia, me ha dejado pensando
    los vidios, muy buenos, sobre todo las imágenes del segundo.
    De pasada, tienes música así?

    Vuelvo en unos días, o mañana, o marrato, jeje
    besos!

    Me gusta

  2. bueno muy bueno te cuento hace muy poco me llego sta cultura a mis manos y es sorprendente sabes estoy interesado en el eneagrama?lo ubicas me interesa eso de conocer alos demas y auno mismo ya q pronto entrare a estudiar tec en rehabilitacion de personas con problemas de drogas y alcohol y esta cultura se q me ayudara muxo bueno adios

    Me gusta

  3. Muy interesante! Respecto a películas, he visto El Príncipe que contemplaba su alma. Pueden verla en youtube. La recomiendo.
    …y Gracias por compartir! me encantó la historia de Nasrudin.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s