Soledades

No he escrito sencillamente porque no tengo ganas. Mas que ganas es que no se muy bien que escribir. Ni siquiera se si son palabras. Estoy haciendo acopio de paciencia para ver si este universo extraño (¿y amable?) me da alguna pista mas acerca de lo que esta ocurriendo.

Cuando pase el tiempo y éste en su fluir otorgue mas claridad a mi mente y mas tranquilidad a mi estomágo, hablaré de ésta desconcertadora semana.

La vida es una paradoja, una contradicción. Triste o alegre, me siento un poco mas solo.

Pseudo-yo

La física actual lo deja bastante claro: Cuanto mas quieto está, mas rápidamente transcurre el tiempo. Y se me antoja (tras un gazpacho multidisciplinar) que la causa de que nos parezca mas veloz el flujo del tiempo cuando gozamos, es porque de alguna forma, nuestra mente esta viajando por dimensiones del pensamiento en ese universo, tan incomprensible y paradójico como el nuestro, que se aloja en nuestro cerebro. Viajamos a una velocidad astronómica, y tal como la teoria de Einstein predice en un viaje interestelar, acabas la travesía y en el resto del mundo han pasado años, cuando solo has vivido unos minutos.

El jueves pasado estuve en el concierto de Wynton Marsalis…. y me pareció tan corto…

Aviario

Enjuto, tullido, marchito. Pelo escaso y canoso, gafas y ojos celeste. No bajaba de los sesenta años de edad y aprovechó que no escuchaba la megafonía de la estación para acercarse y entretenerme con su testimonio de golondrinas y sus semejantes, que en aquel momento revoloteaban en el cielo de la estación de Príncipe pío. No me pude leer el periódico, pero me encanta disfrutar de las improvisaciones, fluir entre la gente de la ciudad, disfrutar de las pequeñas anécdotas que te regalan las personas.

Me habló de aquellas aves que eran buenas, pues nos libraban de los incómodos mosquitos incorporándolos a su dieta. De como cuando era joven robaba muelles a los trenes y cazaba hormigas de ala para crear trampas y cazar aves. De como les tajaban el gaznate a las presas, de como el interior de su buche estaba perlado con multitud de pequeñas alas de insecto. Con una sonrisa afable te relataba entusiasmado, como si fuese la primera vez, aquellas historias que posiblemente habría contado cientos de veces a cientos de personas.

Al entrar en el vagón, una chica le cedió el asiento y sin tomar aliento, comenzó a platicar con una pareja que se sentaba enfrente. La verdad es que el hombre no callaba bajo ningún concepto. Pero no aburría ni cansaba con legados de su vanidad, enumerando los mil oficios que había practicado o los mil lugares que había visitado. Eran recuerdos, historias comunes, añoranzas. El anciano desprendía simpatía, sinceridad. Sus palabras eran nacidas de la propia experiencia, y escucharlas aportaba satisfacción. ¿A donde iría? ¿A qué? Se me antojó un hombre solitario, que hablaba por doquier con cualquier persona a fin de satisfacer la necesidad de compartir sus historias. Por un momento, vi a la ciudad como un aviario, lleno de todo tipo de especies.

Pratchett, ese genio

Es un mago del humor. Lleva decenas de libros, la mayoria trancurren en esa desternillante metáfora del mundo real llamada mundodisco. Muchos, con sus protagonistas estrellas el antihéroe y cobarde “rincewind” o la sabia y uraña “yaya ceravieja”. Para los que no sepan de lo que hablo, mundodisco es un mundo plano, sobre el lomo de cuatro elefantes que giran sobre el caparazon de una tortuga gigante que naufraga por el espacio. ¿A que esperas para leer su primer libro, “el color de la magia”?

Aquí os dejo una colección de sus mejores sentencias:

-El río Ankh es probablemente el único río del universo en el que los investigadores pueden dibujar con tiza el contorno de un cadáver.

-El Gremio de los Alquimistas está enfrente del Gremio de los Jugadores. Normalmente. En ocasiones está encima de él, o debajo de él, o cayendo a trozos a su alrededor.

-A grandes rasgos, la única habilidad que los alquimistas de Ankh-Morpork habían descubierto hasta el momento era la capacidad de convertir oro en menos oro.

-Algunas religiones del mundodisco todavía practicaban el sacrificio humano, aunque realmente ya no necesitaban practicar más porque eran muy buenas en ello.

-“Suerte es mi tercer nombre”, dijo Rincewind. “Eso sí, mi segundo nombre es Mala”.

-La persona que había al otro lado era una mujer joven. Muy obviamente una mujer joven. No había manera posible de confundirla con un hombre joven en ningún lenguaje, especialmente en braille.

-Tata Ogg miró debajo de su cama por si había un hombre allí. Bueno, siempre se podía tener suerte.

-Las últimas palabras de muchos señores antiguos han sido: “No puedes matarme porque llevo una armadura máaaargh”.
– Las armaduras mágicas ya no son lo que eran.

-‘Pensaba que las espadas tenían que ser rectas’. ‘Tal vez empiecen rectas y luego se vayan doblando por el uso. Muchas cosas lo hacen’. No vale con saber coger una espada, hay que saber que extremo se clava al enemigo.

-Si siguiera todos los consejos que me han dado durante todos estos años, habría escrito 18 libros sobre Rincewind.

-Perdita pensaba que desobedecer las reglas era, de alguna manera, interesante. Agnes pensaba que reglas como “No caigas en este enorme pozo lleno de estacas” estaban ahí con algún propósito.

-Dale fuego a un hombre y estará caliente un día, pero préndele fuego y estará caliente el resto de su vida.

-La gente que no necesitaba a la gente necesitaba a la gente a su alrededor para que supiera que era el tipo de gente que no necesitaba a la gente.

-‘Me asustan los suelos’.
‘Querrás decir las alturas’, dijo Conina. ‘Y deja de hacer el tonto’.
‘¡Ya sé lo que quiero decir! ¡Son los suelos los que te matan!’

-La verdad puede estar ahí fuera, pero las mentiras están dentro de tu cabeza.

-Dickens, como sabéis, nunca llegó a empezar su página web.
-El problema de tener una mente abierta, por supuesto, es que la gente se empeña en llegar y tratar de poner cosas dentro.

-Rincewind podía pedir piedad a gritos en diecinueve idiomas, y simplemente gritar en otros cuarenta y cuatro.

-Es decir, yo no pagaría más de un par de monedas para verme, y yo soy yo.

Héroes

En mi anterior entrada (o entrado), el segundo comentario es de una persona (o persono) que se molestó bastante con un comentario que deje en su blog y con el blog cómico de “sois todas unas putas” que orgullosamente enlazo desde esta bitácora. Os aconsejo toda la lectura, solo es necesario un ápice de sentido común, una cucharadita de sentido del humor y un litro de verdadera igualdad para… eh… descojonarse vivo. Como comprobaréis, la discusión ha puesto a mas de uno los pelos de punta de escarpia (o escarpio) Y todo, COMO NO PODÍA SER DE OTRA FORMA, por culpa de las mujeres…

En fin… todo el mundo quiere ser un héroe (o caballo)

Dejando el cachondeíto a un lado, os transcribo mi postura ante tal alboroto.

…………………………………………………………………………………………

Vamos ya la que se ha montado!!!!!! jujujuju

Para empezar, mi comentario, tenia como intención afirmar que las mujeres que quieren ver a un hombre que alimente su ego son muchas mas que las mujeres que realmente valoran la franqueza. Ni siquiera caigo en el error de la generalización pues no engloba a todas las mujeres, lamento mucho si ofende pero es una opinión. De eso se trata la libertad de expresión. “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo” si se me permite citar a Voltaire. Como tantas otras opiniones. Luego, lo de misojeno y sexismo, se lo ha sacado el autor de este blog de la manga y de su brillante interpretación de mis palabras.

Para continuar, que el autor sea un hombre o una mujer, es completamente irrelevante. ¿Porque habría de suponer una diferencia?

El blog “sois todas unas putas” es muy polémico y ya he visto discusiones como ésta en otras ocasiones. Lo único que puedo decir es que me encanta. Me parto de la risa. De verdad. Es muy divertido. Es una demostración mas de la retrógrada y acomplejada personalidad que se puede ver en la diversa y heterogénea sociedad moderna. Los extremos se tocan, y todos me dan asco. El que cree que el hombre es superior a la mujer y viceversa. Da igual que sea un extremismo ideológico, confesionario, político, social, cultural… Cualquiera. Y como me dan asco, yo, considero que lo único que puedo hacer realmente, es reírme de ellos.

Hay una cosa, bastante usada en el humor, que se llama sarcasmo. Y ademas, como risoterapeuta y amante del humor, me encanta que algo tan grave como el sexismo se trate de una forma madura e inteligente como es la ridiculización y relativización del mismo.

Puede quedar muy heroica y loable esta defensa a ultranza de los valores de la igualdad y la tolerancia. Pero no somos lo que decimos sino lo que hacemos. Y yo tengo la conciencia tranquila. Y aquellos que me conocen… me conocen, y son los únicos a los que debo responsabilidad. Y sin conocerlo, estoy completamente seguro de que el autor del blog “sois todas unas putas” también tiene la conciencia tranquila.

Solo podemos entender la igualdad dentro de la diversidad humana cuando ampliamos nuestras miras y relativizamos aquellos conceptos que nos enseñan como si fuera la verdad absoluta. Desde temas trancendentales como la vida misma, la sexualidad o DIOS hasta banales y fútiles como la música o la moda.

Quien lea el blog de “sois todas una putas” puede escandalizarse por hacer tan soez y despreciativa apología del machismo, o puede reírse, junto al autor, de todo el machismo en general.

Dígame, señor nirth, ¿le pegaron de pequeño? ¿le acusaban de mariquita o de jugar con muñecas? Ignoro que trauma si es que lo hubo, pudo dejarle ese radicalismo cegador y convertirle en un aferrado soldado contra la misoginia o machismo, pero le aconsejo que no se tome la vida demasiado en serio y se ría de vez en cuando. Y que lea dos veces las cosas, por si acaso esconde algo entre lineas.

Y mas o menos esto es todo lo que tengo que decir al respecto.