Oda a la piel

La piel es la frontera

entre lo que hay dentro,

y lo que hay fuera.

La piel es la aduana del cuerpo.

Es el envoltorio delicado y silencioso

que rodea, como un regalo,

el milagro de la persona.


El recuerdo de la piel

es esquivo y traicionero

mas encierra unos secretos

que saben a sal y a miel.


La piel, es un testigo del tiempo.

Y esta compuesta por comarcas

que envejecen, y si abarcas

todas ellas en un intento,

comprobarás que es bien cierto

que todas merecen ser tocadas.


La mejilla, por ejemplo

es una zona de encuentro.

Si hay un beso, hay aprecio

o un tortazo si hay desprecio.


Mas al norte,

al pie de las pupilas,

feudo de la tristeza

y de las ánimas,

nacen valles de tristeza

donde pasan

los rios de las lágrimas.


La espalda es el sosiego,

la llanura del alma.

Es sensible y variada.

Y a retazos,

aparcamiento de abrazos.

En el culo, ferreo guardián del ano,

se posan a veces las sillas

y otras veces, las manos.


Hay lugares protegidos, reservados,

restringidos a turistas.

Es la piel mas caliente,

húmeda y ladina.

Abundante en flora velluda,

razón por la cual se la entiende

como la puerta de la vida.

El cuello

es frágil, suave,

ocioso y risueño,

Hay cuellos que desafian la ley.

El deseo es su reino

y los labios su rey.


Y los labios, oh los labios…

Los labios son el visado

de las zonas prohibidas.

Antesala del amor y los fluidos.

Los labios son las puertas

de las emociones escondidas.

Los labios pueden hablar

sin usar un solo sonido


Y recorro con mis dedos la piel.

Cual marinero que bordea la costa

para actualizar sus mapas.

Esa piel que es traductor

de lo visible y lo invisible

y divide, por igual,

la esencia de una persona.

Es la piel y no otra cosa,

lo que nos permite amar.

Anuncios

3 comentarios en “Oda a la piel

  1. Eso desafía mi concepto de la piel, frontera traicionera que tergiversa sentidos y deseos. Parece que al deshacernos de ella por estos mundos virtuales nos cueste menos ser sinceros, exponernos ante los demás, dar parte de nuestras opiniones, talentos y miserias. Piel que nos enfrenta por su forma o sus colores, que esconde nuestra verdadera cara y nuestro verdadero nombre. Es la piel la que nos separa y nos condena, y sin embargo, en ocasiones, un roce suyo nos quita todas las penas.

    Me gusta

  2. quién lo escribió deseo saberlo, es una genialidad que mide las muchas posibilidades que tiene este órgano de dos metros cuadrados, el más grande en extensión del cuerpo humano. Gracias, deseo saberlo para transcribirlo a un libro de recopilaciones relacionadas con el mundo médico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s