Aviario

Enjuto, tullido, marchito. Pelo escaso y canoso, gafas y ojos celeste. No bajaba de los sesenta años de edad y aprovechó que no escuchaba la megafonía de la estación para acercarse y entretenerme con su testimonio de golondrinas y sus semejantes, que en aquel momento revoloteaban en el cielo de la estación de Príncipe pío. No me pude leer el periódico, pero me encanta disfrutar de las improvisaciones, fluir entre la gente de la ciudad, disfrutar de las pequeñas anécdotas que te regalan las personas.

Me habló de aquellas aves que eran buenas, pues nos libraban de los incómodos mosquitos incorporándolos a su dieta. De como cuando era joven robaba muelles a los trenes y cazaba hormigas de ala para crear trampas y cazar aves. De como les tajaban el gaznate a las presas, de como el interior de su buche estaba perlado con multitud de pequeñas alas de insecto. Con una sonrisa afable te relataba entusiasmado, como si fuese la primera vez, aquellas historias que posiblemente habría contado cientos de veces a cientos de personas.

Al entrar en el vagón, una chica le cedió el asiento y sin tomar aliento, comenzó a platicar con una pareja que se sentaba enfrente. La verdad es que el hombre no callaba bajo ningún concepto. Pero no aburría ni cansaba con legados de su vanidad, enumerando los mil oficios que había practicado o los mil lugares que había visitado. Eran recuerdos, historias comunes, añoranzas. El anciano desprendía simpatía, sinceridad. Sus palabras eran nacidas de la propia experiencia, y escucharlas aportaba satisfacción. ¿A donde iría? ¿A qué? Se me antojó un hombre solitario, que hablaba por doquier con cualquier persona a fin de satisfacer la necesidad de compartir sus historias. Por un momento, vi a la ciudad como un aviario, lleno de todo tipo de especies.

Anuncios

2 comentarios en “Aviario

  1. a mi tambien me gusta fijarme en la gente y pensar q hacen con sus vidas,a donde iran y si estan tristes me pregunto por que. no doy el paso de hablar con la gente como el viejillo de tu post,pero me gusta mirar a la gente y pensar cosas. a veces me miran raro,pero bueno con el paso del tiempo he aprendido a disimular,jejejeje.

    pero en general me gusta disfrutar de las pequeñas cosas de cada dia, un viaje en metro con la mirada fija en el vacio es tiempo perdido.

    😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s