¿Cómo es una persona de 36 horas de vida?

Pues… mas o menos así:

Se llama Laura, es la hija de un buen amigo. Nació la semana pasada y todavia no sabe la que le espera. Es lógico. Ahora le espera una fase de reordenamiento cerebral. Ir viendo como funcionan sus ojos, oídos, y empezar a tomar conciencia de la realidad que la rodea. A los padres les espera un desordenamiento cerebral. Perdida de horarios biologicos (comida, sueño..) presunción de nuevas realidades…. etc.

Voy a aprovechar este (feliz para los progenitores) acontecimiento para hacer una reflexión -con la mejor de las intenciones- Resumiendo: El mundo es una mierda. El mundo es maravilloso. El mundo es una paradoja.

La especie humana ahora mismo esta en superpoblación. Cada niño nacido en occidente, supone, con los datos del instituto de estadística aproximativa del colibrí, unos cuantos niños en áfrica o india. Un esclavo mas de un sistema endémico que ha condenado a una parte de la humanidad a la miseria. Además, no hace falta estudiar biología o ecología para saber cual es el efecto y el destino reservado a las especies en superpoblación, también llamadas “plagas”. Es algo asi como lo que en el ajedrez llamo la derrota con orgullo: Morir matando.

Por otro lado y como bien dice el sabio W. Allen en Poderosa Afrodita, ¿Para que hacer un niño cuando ya hay muchos que están hechos y sin padres? Apelo a la adopción. Por motivos científicos, económicos y emocionales. ¿Y que diferencia hay entre criar un niño y engendrarlo? A nadie le gustan los huérfanos y es un sentimiento que cala mucho en el ser humano. Es como la muerte. No hace falta una religión ni siquiera una educación, para que el ser humano “entienda” (ya que su cerebro esta hecho así) que matar es malo o que no tener padres es triste. Es el uso de la empatía, una de las cualidades únicas que nos hace humanos. Pero también nos hace humanos la hipocresía. Ya que aun así, nos da igual cuantos niños puedan necesitar padres que ya se encargan ellos de hacer mas.

¿Que inconvenientes podemos encontrar en la adopción? Los niños conflicto. Pienso que para ser adoptado, se tiene que querer ser adoptado. Y un niño crecido, quiera o no, ya ha recibido educación emocional y por lo tanto “el tronco” ya ha comenzado a crecer. Esos casos en mi opinión, pongamos alrededor de los 9 años, ya están perdidos. Ya han comenzado su largo y enriquecedor camino de soledad y autoenseñanza. Luego están los niños, que no son recién nacidos, pero aun estan muy verdes. Si hay alguien, aun entendiendo que no son sus verdaderos padres, que puede agradecer que le saquen del orfanato y le den una educacion, y videoconsolas, es ese tipo de niño, alrededor aprox. de los 4 ó 5 años. Y quizá, cuando crezca, te querrá mucho mas y sera mucho agradecido que si fuera un niño biólogico hasta la polla de los plastas de sus padres, que los visita una vez a la semana y porque no hay mas remedio. Y la diferencia con un niño recien nacido, puede ser a lo mucho, la etnia.

¿Que motivos puede tener una persona para educar a un niño? Admitámoslo. La mayoría de las ocasiones es puro egoísmo. La propia expresión mas usada lo dice claramente: “quiero tener un niño”. QUIERO TENER. Como el que quiere tener un coche. ¿Realmente se desea traer un alma mas a este mundo de pecadores? No. Lo que se piensa es en las risitas del bebe, en su primera palabra, en la emoción de verle gatear o la ilusión de su cara al abrir sus primeros regalos de navidad. Básicamente se piensa en lo que el niño te va a aportar y cambiar tu vida. En recibir, no en dar. Luego llega la realidad, y con el la aceptación de responsabilidades que no aparecían en la letra pequeña. Mala educación, malos tratos, divorcios, etc etc. Tarde o temprano el niño, mas crecido se preguntará: “¿Me preguntaron en algun momento si quería tener esta vida?

Pero lo mas importante es que todo eso, también lo da un niño adoptado. también se ilusiona con los regalos y se vuelve cariñosamente insoportable en la mítica “fase del porqué”. ¿Entonces cual es la diferencia? La genética. Llevar tu propia sangre. Que asco, esta es la hipocresía a la que me refería. Estamos rodeados de Hitlers. La genética puede decir si el niño sera negro o blanco o si será diabético. Pero es la circunstancia y su alrededor el que determinara si el niño será buena persona o mal estudiante, orgulloso o hipocondríaco. Pijo o friki.

Nos escandalizamos e indignamos, en aras de la tolerancia y el antiracismo (que ahora es moralmente muy cosmopolita) cuando recordamos los argumentos genéticos de hitler para defender la supremacía de la raza aria, pero no tenemos ningún escrúpulo en darle la razón para preferir nuestro hijos a los adoptados. Algunos pensarán que es parte de la naturaleza, del instinto, de la parte animal del humano. Por supuesto que es así. La principal prioridad de un ser vivo es garantizar la conservación de su material genético. Sin embargo hay algo que se llama evolución. Y selección de especies. Y si los humanos tenemos conciencia es por y para algo. Porque si siguiésemos leales a nuestros instintos mas primitivos, aun estaríamos matando al macho después de procrear, como la mantis (se de mas de una mujer que lo haría gustosa) y no habríamos sobrevivido, porque el hombre es la especie dominante, en gran parte, gracias a su capacidad de comunicación (y poder transmitir mas información a la próxima generación) y a su capacidad de empatía, dícese también “trabajo en equipo”.

Conclusión. Que la teoría es cierta. Lo que importa es el amor. Y que todavía no usamos nuestra razón y seguimos siendo esclavos de nuestra parte animal. Engendramos seres sin, muchas veces, asumir la responsabilidad que eso implica. Traemos almas a este mundo que nosotros mismos destruimos legándoles el caos y la miseria. Aun así mi amigo esta feliz, y yo feliz por ello. Lo hecho, hecho está, y siempre nos queda la esperanza. Por eso finalizo citando a Luther King. “Aun sabiendo que el mundo se acabara mañana, hoy, plantaría un árbol.


Aquí podemos ver a Laura dar un acertado corte de mangas al mundo que recién le acoge.

Anuncios

3 comentarios en “¿Cómo es una persona de 36 horas de vida?

  1. Es guapita la niña, aunque estoy de acuerdo en que si nos ponemos a pensar ¿para qué traer otro niño al mundo? en realidad no tiene demasiada lógica. Supongo que es un modo de inmortalizarnos, de volver a la infancia a partir de una parte de nosotros o algo así, porque mirandolo friamente, y aunque me tachen de cafre, se vive mejor sin hijos (al menos visto desde fuera)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s