Declaracion de amor…

Quisiera ofrecerte un romántico y relajante paseo por la tundra de Arcángel bajo la luz del evocador sol del círculo polar, mas me temo que solo puedo ofrecerte una frágil huida por los malolientes callejones de Madrid, bajo la luz mortecina de una farola. Al declararte mi amor, de escaso valor, quisiera ofrecerte como dote una inmensa fortuna de buenas amistades e influyentes negocios, un hogar caliente parco en hambruna y hastío. Te prometería una vida repleta de agradables momentos, abundantes retoños, opulentos atavíos, crepúsculos gozosos; sin recuerdos que preterir, sin lagrimas que llorar.

Te acompañaría cruzando los insignes siete mares en un incólume periplo intercontinental, para divisar las siete maravillas del mundo, las siete tumbas sagradas; presenciar los siete rituales mágicos, los siete brazos del candelero de Jerusalén; Disfrutar del mas sublime y sinuoso siseo de las sensibles sílabas y hermosos silbidos de las siete notas musicales; hablar con los siete sabios de Grecia y escalar hasta la mas alta cima de la mas alta montaña para vislumbrar las siete estrellas de la osa mayor. Mas solo puedo ofrecerte un mundo esclavo de los siete pecados capitales y ahogado por los siete absurdos sacramentos. Solo puedo ofrecerte un mundo de trabajo extenuado, donde solo podrás descansar el séptimo día de la semana. Solo puedo ofrecerte una sociedad ególatra, avara, ruin, usurera y codiciosa y mezquina y miserable. Solo puedo ofrecerte un mundo enzarzado en una guerra eónica, perenne, que nos conducirá inexorablemente a los siete infiernos de Dante. ¿Acaso no puedes discernir en la distancia el profético sonido de las siete trompetas del juicio final?

Solo te ofrecería una vida de miedo y dolor. Sustentada en la frágil esperanza. Una vida que acabaría tristemente en la cama de un hospital, enclaustrada de cuerpo y alma a merced de los sórdidos medicamentos. Ni siquiera tengo voluntad para ofrecerte descendencia que pueble este malhadado planeta que estamos destruyendo. Solo podría ofrecerte una modesta felicidad de conformismo, autocompasión; de quimérico optimismo, sin aire limpio que respirar. El dinero, veneno de la sociedad, nos disgregaría y nos confrontaría. Ni siquiera puedo ofrecerte una traición.

No te ofreceré una cena romántica en uno de esos bochornosos restaurantes donde un camarero hipócrita nos sirve emulando presta atención y cuidado. Ni te dedicaré una de esas donosas líricas que Bécquer o Neruda destinaron a sus afortunadas musas. No disfrutaremos juntos del aire viciado, de la brisa tormentosa o de la farsa de la evolución. Seremos cautivos de la tecnología, del progreso y su falaz comodidad. Ni siquiera seremos distintos del resto…

No puedo ofrecerte nada que pudieras ansiar de un amante. Solo puedo ofrecerte mi amor.

Anuncios

2 comentarios en “Declaracion de amor…

  1. Normalmente mi manera de escribir es similar a la tuya, cuando se trata de prosa, poesía o algun otro recurso literario, sin embargo, al no tener un fin muy serio, mi vocabulario es más… mmm digamos “casual”.
    Buen blog y saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s