Escepticismo soviético.

Jean-Baptiste-Pierre-Antoine de Monet mas conocido como Lamarck
fue un científico cuyo trabajo fue muy importante para la biología. Aunque presa de su época, muchas de sus ideas eran erróneas y postergadas a la oscuridad por el trabajo de Darwin, no se le puede negar su relevancia en la clasificación de los animales o en ser uno de los primeros en decir que la vida no es mas que otro estado de la materia. Uno de sus preceptos estipulaba que el carácter de una persona y las circunstancias que la moldearon se transmitían a las siguientes generaciones. (todo lo contrario de lo que creía y cree la comunidad científica)
En el siglo pasado, en pleno auge del estado estalinista, esta idea era ampliamente aceptada. Querían creer que algunas generaciones de socialismo soviético serian suficientes para perpetuar la URSS.

Uno de los principales defensores de esta tesis era Lysenko, presidente de la academia de ciencias de la URSS y que llegó a ese puesto gracias a su discutible éxito en actividades agrarias. En una convención, Lysenko afirmo convencido que si cortaban las orejas durante varias generaciones a las vacas éstas acabarían naciendo sin orejas. Y se quedó tan ancho el tío.
Eugene Chudnosky, físico brillante especializado en superconductores y campos magnéticos, que por aquella época era otro estudiante mas, replicó: ¿Y de ser eso cierto, por que las jóvenes de la unión soviética siguen naciendo vírgenes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s